• Daniel Tubau

  • LIBROS DE DANIEL TUBAU

    El guión del siglo 21



    El guión del siglo 21
    El futuro de la narrativa en el mundo audiovisual

    Alba editorial, 407 páginas. 22 €

    En este libro confluyen diversos asuntos que siempre han interesado a su autor: el mundo del guión, la narrativa audiovisual, la literatura clásica y moderna y la fascinación por el mundo digital, Internet y la tecnología. A todo ello hay que sumar la aversión de Daniel Tubau hacia las fórmulas dogmáticas que han dominado durante varias décadas el mundo del guión, tanto en el cine más comercial de Hollywood como en la televisión convencional. Curiosamente, las nuevas tecnologías han contribuido a poner en cuestión todas esas fórmulas mágicas previsibles y mecanizadas y al menos a permitir a muchos contar las cosas de otra manera.


    Las paradojas del guionista
    Reglas y excepciones en la práctica del guión
    390 páginas
    Con esta obra Daniel Tubau desmonta muchos de los tópicos que rodean el mundo del guión. Y lo hace rehuyendo las fórmulas magistrales y buscando más las excepciones que las normas.Y qué mejor manera de enfrentarse a ello que mediante paradojas propias de la creación. Todas se relacionan con la naturaleza de la redacción de guiones y el trabajo del guionista.
    (en Casa del Libro)




    Recuerdos de la era analógica,
    una antología del futuro
    Editorial Evohé

    Es un libro de ciencia ficción o de ficción especulativa, pero también un ensayo sobre la identidad, el conflicto entre el mundo digital y analógico, la mortalidad y la inmortalidad y muchos otros asuntos.
    Es una antología de textos que en gran parte todavía no se han escrito. Los antólogos han reunido todo tipo de escritos encontrados en lo que ellos llaman la Arqueo Red, la actual Internet, y por eso para ellos proceden del pasado, pero para nosotros son parte de nuestro presente y de nuestro futuro.
    Esos textos parecen tener alguna característica común, a pesar de que son muy diferentes, quizá porque en cierta manera predicen el futuro en el que viven los antólogos.
    Por alguna razón que no se explica claramente, la Arqueo red en el siglo XXV está cerrada, pero investigadores como los antólogos pueden acceder a ella.
    Libro electrónico (ebook) en Editorial Evohé
    Libro físico (papel) en
    Editorial Evohé


    Elogio de la infidelidad

    Elogio de la infidelidad se podría haber llamado En contra de la fidelidad, pero Daniel Tubau (premio Ciudad de Valencia de ensayo, 2009) ha preferido un elogio a una diatriba. Aunque es una crítica de la fidelidad desde la razón, este libro no pretende destruir ningún valor, sino construirlos desde un análisis sensible y preciso.
    Además de un ensayo, la obra es un canto a la libertad bien entendida y a la honestidad, a la inteligencia y a la razón. A buen seguro provocará en el lector diferentes reacciones y le hará pensar de otra manera sobre un asunto en el que abundan los prejuicios.
    Comprar ebook (2,60€) o libro en papel (9,70€)
    Editorial EVOHÉ




    La verdadera historia de las sociedades secretas
    Alba Editorial, 424 páginas

    La verdadera historia de las sociedades secretas desvela el saber oculto de los influyentes masones y francmasones, los misteriosos rosacruces, los esenios y sicarios contemporáneos de Jesucristo, los magos persas y los sacerdotes egipcios, los asesinos del Viejo de la Montaña, el priorato de Sión y los templarios. Daniel Tubau nos guía a través de un sinfín de ceremonias iniciáticas, cultos mistéricos, lenguajes secretos, símbolos y contraseñas o la asombrosa Cábala)
    (en Casa del Libro)

    elcaminodelosmitos2
    "La nueva teología" en
    El camino de los Mitos
    (en Ediciones Evohé)

  • Blog Stats

    • 589,700 hits
  • Caracteres

  • Twiter

Cine y física cuántica

En el cine y en la física cuántica se saltan los intermedios. El electrón no pasa gradualmente de una órbita a otra, sino que pasa de una a otra sin transición. Eso es lo que se llama un salto cuántico. En el cine, a pesar de la apariencia de continuidad, se salta de un fotograma a otro y de una serie de fotogramas a la siguiente. Tampoco hay continuidad bajo las apariencias.

Cine y causa y efecto

El cine parece tener algún tipo de relación muy estrecha entre la causa y el efecto. No se sabe exactamente por qué las imágenes estáticas del cine nos trasmiten la sensación de movimiento. Se ha dicho que es por el efecto phi o por la persistencia retiniana. Pero eso no está claro.

El caso es que no sólo hay un número determinado de fotogramas en la película 24 por segundo, sino que además lo importante realmente es el obturador del proyecto, que corta el chorro de luz intermitentemente.

De hecho en la proyección de una película el 40% es una pantalla negra, que sin embargo no vemos.

Una única partícula a supervelocidad

Existe una teoría de la física moderna que dice que el universo entero es una única partícula moviéndose a alta velocidad.Un efecto semejante al del cine, donde vemos continuidad pero en realidad sólo hay imágenes estáticas

Velocidad y realidad o Continuo y discreto

H.G:Wells mostró en El nuevo acelerador que si percibiésemos a distinta velocidad el universo podría resultarnos muy diferente. Ahora podemos entender lo que Wells anticipaba gracias a las cámaras que reproducen la realidad a altas y a bajas velocidades.

Podemos ver en unos segundos una acción que duró tres horas. Podemos ver también en apenas un instante amanecer, atardecer, anochecer y amanecer de nuevo.

Pero todo esto es sólo una aproximación, pues no percibimos la vida a otra velocidad gracias a estos artificios, sino que seguimos percibiendo de la misma manera. La diferencia es que un fragmento de vida, el que se proyecta en la pantalla, transcurre más rápido o más lento que el resto.

De hecho, cuando vemos el trascurso de un día en apenas unos segundos, gracias al truco de grabar un fotograma cada hora sin mover la cámara, tampoco observamos un trascurso real del tiempo, sino tan sólo una selección de algunos momentos, que nos parecen continuos debido al artificio cinematográfico. En definitiva, no vemos en apenas segundos 24 horas, sino tan sólo 24 imágenes tomadas a lo largo de un día.

Queda, sin embargo, abierta la pregunta, ¿y si la percepción del universo fuera más semejante al cine de lo que sospechamos? Y si la manera en que percibimos está compuesta también de instantes discretos a pesar de que nos parecen continuos?.

Velocidad y realidad o Continuo y discreto

H.G:Wells mostró en El nuevo acelerador que si percibiésemos a distinta velocidad el universo podría resultarnos muy diferente. Ahora podemos entender lo que Wells anticipaba gracias a las cámaras que reproducen la realidad a altas y a bajas velocidades.

Podemos ver en unos segundos una acción que duró tres horas. Podemos ver también en apenas un instante amanecer, atardecer, anochecer y amanecer de nuevo.

Pero todo esto es sólo una aproximación, pues no percibimos la vida a otra velocidad gracias a estos artificios, sino que seguimos percibiendo de la misma manera. La diferencia es que un fragmento de vida, el que se proyecta en la pantalla, transcurre más rápido o más lento que el resto.

De hecho, cuando vemos el trascurso de un día en apenas unos segundos, gracias al truco de grabar un fotograma cada hora sin mover la cámara, tampoco observamos un trascurso real del tiempo, sino tan sólo una selección de algunos momentos, que nos parecen continuos debido al artificio cinematográfico. En definitiva, no vemos en apenas segundos 24 horas, sino tan sólo 24 imágenes tomadas a lo largo de un día.

Queda, sin embargo, abierta la pregunta, ¿y si la percepción del universo fuera más semejante al cine de lo que sospechamos? Y si la manera en que percibimos está compuesta también de instantes discretos a pesar de que nos parecen continuos?.

Una única partícula a supervelocidad

Existe una teoría de la física moderna que dice que el universo entero es una única partícula moviéndose a alta velocidad.Un efecto semejante al del cine, donde vemos continuidad pero en realidad sólo hay imágenes estáticas

Cine y causa y efecto

El cine parece tener algún tipo de relación muy estrecha entre la causa y el efecto. No se sabe exactamente por qué las imágenes estáticas del cine nos trasmiten la sensación de movimiento. Se ha dicho que es por el efecto phi o por la persistencia retiniana. Pero eso no está claro.

El caso es que no sólo hay un número determinado de fotogramas en la película 24 por segundo, sino que además lo importante realmente es el obturador del proyecto, que corta el chorro de luz intermitentemente.

De hecho en la proyección de una película el 40% es una pantalla negra, que sin embargo no vemos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.